El encanto mágico de Everswinkel

Zona mediaval de Everswinkel
Zona mediaval de Everswinkel

Al norte de Alemania, a unos pocos kilómetros de  Münster, encontramos Everswinkel. Lo primero que he de decir es que cuando llegue pensé que me había equivocado… No parecía, en un principio, que este lugar tuviera algo especial. Pero tras descansar unos minutos, al salir a pasear en mi primera mañana, rápidamente me di cuenta de dónde se encontraba su encanto: no era algún detalle en concreto, era el pueblo entero.

Las calles estrechas de Everswinkel en la zona medieval, sus fachadas recordando otros tiempos, sus tejados de inclinación increíble para evitar la acumulación de nieve, el carácter amable de sus gentes curtidas en el frío clima,… todo ello lo convierte en un paraje que te atrapa en una atmósfera mágica.

Tengo poco tiempo, así que comienzo una pequeña ruta en dirección al centro de la ciudad. En el camino, me encuentro con el barrio medieval. Entre recovecos, callejuelas estrechas y fachadas centenarias se alza la iglesia parroquial católica de St. Magnus, dedicada al mecenazgo del santo. Aunque la torre de la iglesia fue construida alrededor de 1200, en estilo románico, el 28 de febrero de 1489 se colocó la primera piedra para la iglesia del salón, ya realizada en estilo gótico tardío. Un dato curioso sobre su construcción es que tuvo que proyectarse más corta de lo normal en otros templos de estilo gótico, ya que se mantuvo la torre de la iglesia en el oeste y en el este ya había casas construidas.

Delante de la iglesia encuentro la antigua casa de Bernhard Brinkmann, alemán católico teólogo y obispo de Münster, que se conserva en su estado original tal y como fue construida a principios del siglo XIX.

Me alejo de centro para recorrer la periferia de la localidad. Allí encuentro varias granjas de caballos tras las cuales se esconde un bosque inmenso y sobrecogedor por la altura de sus árboles que guardan su suelo de la fría nieve.

Inmerso en este paisaje de cuento, donde uno se siente como Hansel y Gretel, os dejo hasta mi próximo destino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here